columnista invitado

La corrupción se puede evitar

Aunque es seductor creer que la corrupción es por “chicos malos” y “chicas malas”, también es por incentivos y desincentivos. Mejor dicho, si las instituciones toleran o no castigan malas prácticas contra el Estado, poco servirán códigos de ética, discursos moralistas o pedidos para “concientizar” a la sociedad. Quizá por eso el ex diputado Héctor Vargas Haya, antiguo moralizador, acabó desilusionado y amargado con la democracia, los partidos políticos y la política en general. [ 404 | 404 | 404 | ]