Nuestro objetivo

El objetivo de Perú Político es brindar información y criterios de evaluación con respecto a temas fundamentales de la vida social y política del Perú. Para ello, nos basamos en tres principios periodísticos: Objetividad, credibilidad y claridad.

a) Objetividad

Si bien los artículos de Perú Político pueden y muchas veces deben contener opiniones, todo artículo debe fundarse en descripciones, es decir, en poner en manos del lector una narración completa e imparcial de los hechos. Esto implica tanto la enumeración de todos los datos importantes como la explicación del tema, su contexto, su problemática e importancia.

La idea es armar un andamiaje para que el lector pueda treparse y, desde allí, formar su propia opinión. Tratar de describir y explicar un problema para que cualquier lector educado pueda entender de qué se trata y dónde radica su importancia.

Luego, en un segundo paso, el redactor puede pasar a juzgar los hechos, a comunicarle al lector cuál es su posición particular al respecto. Si bien los límites entre uno (descripción + explicación) y lo otro (opinión) casi nunca son tan claros, creemos que sí podemos intuir cuándo nos estamos yendo más para un lado o para el otro.

b) Credibilidad

Para asegurar la credibilidad de nuestra página, es importante consignar las fuentes de información cuando se trata de datos que no son de dominio público, sino el resultado de investigaciones, entrevistas o artículos de opinión publicados en algún otro medio. Además, los artículos deben consignar el nombre de su redactor.

c) Claridad

No podemos presumir que todos nuestros lectores tengan el mismo nivel educativo. Por ello, es imprescindible informar y explicar con la mayor claridad posible. El contenido debe tener un énfasis didáctico, poniendo el mayor cuidado en trabajar el qué, el cómo y el por qué, pero sin caer en la tentación paternalista de imponer puntos de vista como si de hechos irrebatibles se tratara.

Si bien nuestra meta es escribir textos claros, con oraciones breves y concisas, el texto no debe ser simplón. Por eso, el redactor también debe tratar de rescatar, en la medida de lo posible, la complejidad inherente a cada problema.

Regresar a la página principal

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *