Fujimori, la tercera

Alberto Fujimori

No fue la condena más larga ni tampoco el juicio más importante. La condena de siete años y seis meses por el pago de 15 millones de dólares a Vladimiro Montesinos tampoco le deparará más años de cárcel a Fujimori, pues el código penal peruano no contempla la suma de condenas. Fujimori ya tiene 25 años por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta. La sentencia del lunes, sin embargo, tiene una peculiar importancia: Se trata de la primera condena a Fujimori por corrupción.

Esta vez, Fujimori no intentó desvirtuar los hechos. A través de César Nakazaki, su abogado defensor, admitió todos los hechos planteados por la fiscalía. Sin embargo, la defensa de Fujimori y el mismo Fujimori negaron que el pago de 15 millones de dólares a Montesinos haya constituido un delito. Durante el juicio, Fujimori justificó el pago millonario con el inminente peligro de un golpe de Estado por parte de Montesinos. Según esta hipótesis, el gobierno de Fujimori habría estado “secuestrado” por Montesinos y los 15 millones habrían servido como “rescate” de Fujimori.

La sentencia

En su sentencia, la Sala Penal Especial presidida por César San Martín rechaza esta hipótesis por falta de evidencias. Además, acusa a Fujimori de tratar de encubrir el pago ilegal con un supuesto operativo contra las FARC de Colombia (el plan “Soberanía” nunca existió). El decreto de urgencia 081-2000 del 19 de setiembre del 2000, firmado por Fujimori y tres ministros, solicita al Ministerio de Economía y Finanzas el millonario pago con la falsa justificación del operativo militar.

Tres días después -el 22 de setiembre- el Banco de la Nación adquiere 15 millones de dólares. Esa misma noche, un general del Ejército entrega el dinero a Montesinos. Posteriormente, Montesinos le entrega el dinero al traficante de armas James Stone Cohen quien se encarga de trasladar los millones al extranjero.

Algo extraño ocurre al cabo de 41 días, el dos de noviembre del 2000. Fujimori convoca a su Ministro de Defensa, Carlos Bergamino, y le hace entrega de 15 millones de dólares en efectivo, repartidos en cuatro maletas. Además de Bergamino asisten el cuñado de Fujimori Víctor Aritomi y dos ministros más.

La defensa de Fujimori sostuvo que con ese pago Fujimorí devolvió los 15 millones de dólares sustraídos bajo falso pretexto del erario público. Pero la verdad es otra. Los documentos de la primera transacción señalan que los 15 millones de dólares entregados a Montesinos se repartieron en billetes de 20, 50 y 100 dólares mientras que el dinero entregado por Fujimori a Bergamino contenía solamente billetes de 100 dólares. ¿De dónde sacó Fujimori esos 15 millones de dólares repartidos en cuatro maletas? Tanto Fujimori como su defensa han guardado silencio.

Peculado y falsedad ideológica

A Fujimori se le ha condenado por dos delitos: peculado y falsedad ideológica. Comete peculado aquel funcionario público que utiliza o se apropia de bienes del Estado. Según la sentencia, Fujimori cometió peculado al apoderarse de 52 millones y medio de soles del erario público en evidente violación de sus poderes como presidente. La sentencia aclara que el delito de peculado existe aun cuando el agravado devuelve el dinero. Tiene sentido: Un ladrón no deja de ser ladrón si devuelve lo robado -o algo equivalente- después de 41 días.

El delito de falsedad ideológica tipifica la creación de documentos auténticos en lo formal pero con contenido falso. El decreto de urgencia 081-2000 no era una falsificación, pues contaba con las rúbricas auténticas de Fujimori y tres ministros. Sin embargo, el contenido era deliberadamente falso: Contrariamente a lo que se afirma en ese decreto, los millones no estaban destinados a un operativo militar, sino al pago ilegal a Montesinos.

El futuro del fujimorismo

Como hemos visto, la sentencia no cambia la situación penitenciaria de Fujimori. Pero sí podría cambiar la imagen pública de Fujimori y la del proyecto fujimorista liderado por su hija Keiko. En el Perú, no son pocos los que piensan que el gobierno de Fujimori hizo bien en operar en la ilegalidad con el fin de acabar con la amenaza senderista. Los asesinatos y las torturas por parte del gobierno son vistos como algo lamentable pero finalmente inevitable para conseguir la paz. Muchos de los que defendieron a Fujimori por los casos de Barrios Altos y La Cantuta argumentaron de esta forma (a mi parecer fatalmente errónea).

Pero esta vez Fujimori no ha sido condenado por violaciones de derechos humanos. Ahora se le ha condenado -en lenguaje común y corriente- por ladrón y por mentiroso. Es probable que muchos de los que defendieron a Fujimori como el gran pacificador ahora se queden sin argumentos, más aún si consideramos que la defensa de Fujimori aceptó todos los hechos imputados y no logró presentar un solo argumento contundente para desvirtuar las acusaciones.

Por Bernd Krehoff

Enlaces de interés:

Sentencia de la Sala Penal Especial (dividida en tres partes)

Artículo en utero.pe (incluye video con entrevista al fiscal Avelino Guillén)

Be Sociable, Share!

2 thoughts on “Fujimori, la tercera

  1. Segun Transparencia Internacional que publica el ranking de los 10 expresidentes mas ladrones del mundo, Fujimori figura como el septimo con 600 millones de dolares.

  2. Casi en todos los paises latinoamericanos, mas del 25% del Erario se despilfarra en corrupcion. Si frenamos esto, disminuyimos los gastos en compra de armamentos militares en el mundo y solo se destina el 2% de la fortuna de todos los poderosos economicamente del mundo, estoy seguro que ya no habria, pobreza y extrema pobreza.

Comments are closed.