La izquierda y la derecha del APRA

¿Es el APRA el partido de centro-izquierda en el Perú? ¿Representa en lo económico el gobierno que recién empieza una verdadera alternativa al toledismo? Un análisis sobre las relaciones del APRA con los partidos de la oposición.

Desde que se supo quién sería finalmente el contendor de Ollanta Humala en la segunda vuelta electoral, hemos asistido a una transformación del mensaje del Partido Aprista que, desde el 28 de julio, se ha corroborado con el inicio de su gestión. Parecen ya un recuerdo lejano los spots que emitían los compañeros durante la campaña electoral: “por las ocho horas” o “contra el abuso de los services”, decían los anuncios.

En el pasado parece haber quedado también la satanización que se hizo durante la contienda electoral de la alianza Unidad Nacional, coalición que representaba, según el APRA, los intereses de los ricos. De otra época parece ser la dinámica de la oposición aprista durante el quinquenio de Toledo en que tanto se condenó la política del “chorreo”, la poca atención a los aspectos sociales y que se caracterizó por las sucesivas amenazas de promover la vacancia presidencial. Y sólo los más memoriosos recordarán que en julio del 2004 el APRA organizaba marchas de protesta contra el régimen junto a la CGTP.

Desde el cuatro de julio a esta parte el APRA aportó sus votos en el Congreso para la aprobación del TLC con Estados Unidos, el gobierno de García anunció la firma de un acuerdo similar con Chile e incluso temas en los que se tenía coincidencias con los nacionalistas como el retorno a la Constitución del 79 (la Constitución de Haya de la Torre) hoy son asuntos sobre los que en tienda aprista se responde con un categórico no sabe, no opina.

Sigamos el recuento, veamos la conformación del nuevo gabinete. El Ministerio de Economía ha recaído en un discípulo de Kuczynski que, se vocea, es incluso más ortodoxo que su mentor. En Comercio Exterior, la nueva ministra ha dejado entrever que no removerá a los viceministros que vienen de la administración anterior. En el otro ministerio clave relacionado a la política económica, Producción, García ha puesto a quien representa al conservadurismo por excelencia en el Perú: Rafael Rey, ex aliado político de Lourdes Flores. Y podríamos seguir. Del nuevo premier se dice que viene del ala derecha del partido y que tiene una relación especialmente buena con los empresarios.

Visto de esta manera, luego de hacer una campaña en que además de defender los derechos laborales, García habló de renegociar contratos con las transnacionales y de revisar el TLC, pareciera que en el Perú se repite la misma fórmula que se ha extendido en los últimos años en algunos países de Latinoamérica: la izquierda gana las elecciones y la derecha gobierna.

Los casos más evidentes son los de Lula da Silva en el Brasil y de Tabaré Vásquez en Uruguay. En ambos casos se trata de la primera experiencia de gobierno de sus partidos, el de los Trabajadores y el Frente Amplio, respectivamente. Y en ambos casos, los ex líderes sindicales y tupamarus no han alterado el curso económico.

¿Cuánta izquierda, cuánta derecha?

Las izquierdas más moderadas de Latinoamérica han entendido que para redistribuir es necesario ampliar la base de riqueza. Por esa razón han mantenido las reformas liberalizadoras de inicios de la década pasada. Solamente con la llegada de capital foráneo y el impulso de las inversiones en general, puede el Estado cumplir con su rol de asignador de recursos. En Chile, por ejemplo, el Estado de bienestar se ha ampliado progresivamente desde el inicio en 1990 de los gobiernos de la Concertación (coalición que incluye, como partidos más representativos, a los socialistas y a la democracia cristiana).

Pero el giro aprista hacia la derecha ha estado también motivado por el sistema electoral. Las segundas vueltas implican una especie de coalición tácita, en el sentido que obligan a los partidos contendores a ampliar su mensaje a sectores que no habían sido incluídos. En la segunda vuelta García se dirigió al votante limeño urbano, ese que había votado por Lourdes Flores. Para llegar a él se vió obligado a modificar su retórica y, por consiguiente, a obviar partes de su programa inicial. De esa manera se acabó produciendo una coalición que, si bien no se ha traducido formalmante en una alianza partidaria, tiene un carácter programático y se refleja en la acción de gobierno.

Ahora bien, ¿podría ser este el primer paso para que se produzca una alianza formal al estilo de la Concertación chilena? En los últimos meses García se ha confesado un admirador del entendimiento al que se ha llegado en Chile. No es para menos. La Concertación le ha traído una estabilidad al sistema de partidos chileno de la que careció durante el gobierno de Allende, en el que existía un fuerte enfrentamiento entre la izquierda y la derecha. Esa estabilidad política le ha permitido a los sucesivos gobiernos democráticos llevar adelante políticas eficaces que han contribuído a reducir sustancialmente la pobreza.

Los acercamientos parecen haberse iniciado ya. Por lo pronto, el APRA está evaluando seriamente darle su apoyo a Luis Castañeda en la carrera por la reelección en la capital. Si bien el partido ya ha elegido al militante Luis Jiménez Borra en elecciones internas, la cúpula podría no darle su apoyo y decidir sumarse a una candidatura externa. En las últimas semanas se ha escuchado a dirigentes apristas hablar de manera positiva de la gestión edil de Castañeda.

Pero si García ha iniciado el acercamiento a la derecha situando a liberales en portafolios claves, el acercamiento al votante humalista se ha dado a través de medidas de corte populista que satisfacen a esos sectores de la población hartos de la política y que claman orden a como dé lugar. Muchas de esas medidas (reducción del sueldo de los congresistas, sesiones del gabinete en días domingo) tienen solamente un carácter simbólico y buscan dar un golpe mediático. Pero otras, como la reinstauración de la pena de muerte para los violadores son medidas de fondo que demandan un profundo debate en la sociedad antes de ser aprobadas definitivamente.

Queda claro entonces que la estrategia de García apunta a dos frentes y busca posicionar al APRA en los primeros lugares de la grilla de partida a escasos meses de la elección de noviembre.

Ignazio De Ferrari

Be Sociable, Share!

5 thoughts on “La izquierda y la derecha del APRA

  1. No puedo concluir nada a partir de este artículo. No sé cuál es la opinión de quien escribe. Hay mucho mojigato en el periodismo que se pone en un pedestal de objetividad al no tomar posición en un tema. Eso no es ningún pedestal, es más bien ser un relator de hechos y no un periodista y menos un analista político.

  2. Hola Ignazio,

    Sigo los comentarios y notas políticas de esta página desde hace algunos meses. Primero, quiero felicitarlos por la agilidad y buen tino con que tocan los temas de actualidad política.

    Es muy interesante este acercamiento a la derecha que mencionas en el partido aprista, tendencia similar a la izquierda moderada en Latinoamérica. Otra analogía que puede mencionarse aparte de la realidad chilena, es la del sistema de gobierno alemán, donde la llamada “gran coalición” reúne a los partidos de centro izquierda y centro derecha, que decidieron concertar y gobernar juntos para mantener estable el sistema político del país.

    Saludos,
    Luis

  3. Lamentablemente el pueblo ya esta acostumbrado a que se le mienta … Estos bufalos apristas diske pregonaban ser de izquierda pues ahora los vemos aliandose con unidad nacional y tomando un giro a la derecha .. el Pais necesita de cambios y no de continuismos neoliberales

  4. bueno me parece muy interesante este medio, con solo decirle que los que ahorita gobiernan en el apra son la gente de derecha. y tenemos un VLADIMIRO ESE es DEL CASTILLO. bueno yo no se que desiciones se van a tomar , lo unico que se , es que yo como aprista no voy a aceptar imposiciones cuando violan nuestros derechos politicos, hay mucha gente que se adapta por que tiene miedo en no conseguir un trabajo o lo dejen de lado..CARAJO que pasa en EL partido , ME DUELE SABER QUE HAY MUCHOS QUE SE VAN A ADAPTAR, Bueno ahorita hay un descontento en la mayoria de militancia uno es , la IMPOSICION DE LOS CANDIDATOS A LAS ALCALDIAS Y LOS REGIDORES, Otro en el estatuto dicen que aquellas militantes que tienen cargo publico no pueden ser mienbros del CEN MEJOR DICHO OCUPAR CARGO, otro hay una burocracia en el partido que es dificil de articular, QUE ES CONOCIDO POR TODOS , SI NO QUE MUCHOS TIENEN MIEDO EN DECIRLO, POR EJEMPLO EL TLC HERNANDO DE SOTO DIJO QUE SOLO FAVORECERIA A UN 2% DE LA POBLACION…..EL COMPAÑERO NO SE MANIFIESTA EN EL CASO DE IRAK Y OTROS PAISES NO DICE NADA , OTRO EL CANON MINERO , LA NEGOCIACION CON TELEFONICA, OTRO LOS IMPUESTOS A LAS MINERAS Y A LAS EMPRESAS CONCECIONARIAS. HAY TANTAS COSAS EN LA CUAL NO ESTOY DE ACUERDO

    LUEGO ME DICEN DISCIPLINA COMPAÑEROS
    BUENO DISCIPLINA PERO SIN QUE VIOLEN MIS DERECHOS POLITICOS.

    OTRA EL APRA ES AHORITA COMO LO HIZO EN EL 85 ALAN Y SUS AMIGOS,

    ES EL MISMO FENOMENO
    CUANDO ESTEMOS CAGADOS AHI RECIEN VAN A VENIR A DAR PUESTOS A LOS COMPAÑEROS,
    QUE PENA
    QUE PENA
    Y HAY BUENOS PROFESIONALES APRISTAS
    Y HAY JOVENES QUE QUIEREN SER REVOLUCIONARIOS EN ESTA ERA.
    PERO NO SE LE DA EL APOYO

    VICTOR RAUL HAYA DE LA TORRE

    ALUMBRE A LOS VERDADEROS APRISTAS

    DESDE QUE HAYA MURIO EL PARTIDO ESTA DE CABEZA
    YO COMO JOVEN PIDO RENOVACION DE CUADROS , RENOVACION DE LA DIRIGENCIA, RENOVACION DE NUEVAS TEORIAS DEL PARTIDO

  5. bueno primeramente este tam esta muy bueno felicitaciones pero miren una cosa si el apra a los prinipios d su creacion eraa esquierdista antes noq ueria saves nada de EE.UU PERO AHORA por que es derechusta esta muy mal eso yo como estudiante yo crewo que si alan garcia es nuestro presundente deve preucuparse masssss en su pueblo peruano que ahora estamos en miseriaaaa sino que deve luchar contra la pobreza .. omseria todo

Comments are closed.