Mujeres y política: hacia la perfecta normalidad

Michelle Bachelet de Chile en campaña

La filósofa Pepi Patrón ha dado una entrevista a El Comercio sobre el rol de las mujeres en la política. El tema encierra muchas cuestiones, pero la pregunta esencial es simple: ¿Se debe esperar algo especial de una mujer embarcada en la política – o hacerlo implica una estereotipización injusta?

Muchos de los argumentos usuales implican que la mujer tiene dones especiales que la hacen superior al hombre en algunos aspectos. Por ejemplo, es común afirmar que la mujer es más sensible que el hombre. Por lo mismo, se deduce que en la política la mujer es menos proclive a los excesos y abusos. En la misma línea, Patrón argumenta y da un ejemplo de la realidad peruana:

(…) Algunos consideran que, en vista de la ausencia tradicional de la mujer en el poder, cuando esta lo tiene y lo ejerce, es muy cuidadosa y trata de hacerlo bien. Tienes, por ejemplo, el caso de las mujeres policías. Ellas han asumido realmente la posición de que no van a dejarse corromper. Hay corrupción, ciertamente, pero muy baja. No es que hay una naturaleza femenina mejor que la masculina, sino que históricamente las cosas se han dado así.

Es decir, no hay un gen femenino que da mayor sensibilidad y responsabilidad. Más bien, se trata de un contexto histórico particular: Durante siglos, el rol de las mujeres no contemplaba asumir responsabilidades más allá de los ámbitos hogareños y caritativos.

Hoy en día, cuando una mujer llega a tener gran responsabilidad a nivel de sociedad (jefa de una empresa, presidenta de un país), está rompiendo moldes. Los hombres, acostumbrados a tener superiores del mismo sexo, suelen tener dificultades en aceptar de pronto a una mujer. Por lo mismo, la mujer empeñada en tener el puesto hará todo lo posible por demostrar que sabe hacerlo bien. Trabjará más que el hombre con tal de dejar en claro que ese puesto está bien merecido.

Pero, ¿cómo ven las mujeres la participación de mujeres en la política? La última encuesta nacional realizada por la Universidad de Lima muestra que el 34,3 % de las mujeres votarían por Lourdes Flores, mientras que entre los hombres son solo 22,2 %. Casi la misma distancia (pero al revés) se da con el candidato Ollanta Humala (23,5 % entre los hombres y solo 10 % entre las mujeres).

Más allá de los contenidos que ambos candidatos representan, los números de la encuesta demuestran que un buen porcentaje de mujeres están dispuestas a votar por una mujer (sin duda, hay más mujeres que estarían dispuestas a hacerlo, pero no coinciden con la propuesta de Flores). Según Pepi Patrón, esto no siempre ha sido así:

En los últimos años ha habido elecciones al Congreso a las que se presentaban dirigentas de organizaciones sociales, de comedores populares o comités de vaso de leche, que si hubieran arrastrado el voto femenino de sus organizaciones, hubieran entrado automáticamente, pero eso no ocurría.

Sin duda, es una buena señal que cada vez más mujeres sean líderes. Tan solo en política, en los últimos meses tres mujeres han sido elegidas jefes de Estado: Angela Merkel en Alemania, Ellen Sirleaf-Johnson en Liberia y ahora último Michelle Bachelet en Chile.

Pero también hay otra corriente estereotipizante que enaltece a las mujeres hasta convertirlas en santas. Hoy que está tan de moda reclamar personas nuevas e inmaculadas en política (véase reelección de congresistas y renovación por partes) tampoco sorprendería que el elector deposite una fe ciega en las candidatas femeninas creyendo que su resplandor ahuyentará todo el hedor y la corrupción de nuestra sociedad.

Todos tenemos defectos y serias limitaciones, y las mujeres obviamente no son la excepción. Por eso, el camino debe estar en la igualdad de oportunidades, en ofrecer las mismas condiciones para hombres y mujeres – ni más ni menos. La meta seguirá lejana mientras que -para dar solo una cifra- la gran mayoría de analfabetas en el Perú sigan siendo mujeres (cifras del INEI).

Por Evaristo Pentierra

Foto: Michelle Bachelet en afiche de campaña (www.periodistadigital.com)

Ver también: La mujer y la actividad política: historia de una inclusión

Be Sociable, Share!

6 thoughts on “Mujeres y política: hacia la perfecta normalidad

  1. Parece que la intencion del texto es la igualdad de oportunidades pero en realidad al final cuando hablan de la cifra de analfabetas mujeras estan insinuando lo contrario, mi comentario es que si van a enfocar algo que se dediquen solo a eso.

  2. No solo deben mostrar su alienacion con Chile…..por el contrario deberian revalorar el PERU con articulos patriotas…….Si de verdad quieren hacer surgir la imagen equivalente del hombre con la mujer, haganlo mencionando sus meritos pero antes sus hazañas.
    Por favor mencionen mas sobre politica peruana.
    dediquense a tocar solo un tema o punto especial..

Comments are closed.